Falsas promesas de la Ingeniería

Falsas promesas de la Ingeniería (carta a un futuro ingeniero) 


Este mes de marzo cumplí 9 años exactamente que terminó la travesía por las materias de una ingeniería, oficialmente tengo un título de ingeniero y la cédula que me acredita para brindar servicios profesionales con todas las de la ley. Sin embargo aún sigo esperando las cosas de las que tanto se hablaba cuando inicíé mis estudios y esto deberías saberlo tú, futuro ingeniero. 
Recuerdo que en primer semestre los listillos de la generación, es decir aquellos que pretendían traer paso firme por la vida con expectativas claras acerca de su futuro, me aseguraban que tendría la vida cómodamente resuelta y además no sólo poseería (esa era la palabra exacta) a la mujer que quisiera, incluso tendría una especie de harem en espera de que yo pasara una leve mirada indicándoles que era su turno de lucirse con este semental, experto en física, las ciencias naturales y los números dispuesto a darle una oportunidad de ser madre de unas auténticas eminencias en potencia. Cabe mencionar que estos pobres ilusos en su mayoría fueron los primeros en abortar la misión.



Con los años la expectativa crecía al punto que otros miembros de la generación, inspirados por sus maestros, comenzaban a creer en su potencial como solteros cotizados. Debo decir que aunque nunca me creí del todo las historias, ya que con familia de ingenieros no había visto tales resultados, algo de "optimismo" se llega a contagíar, después de todo mi familia podría haber sido una excepcíón. 

Las historias comenzaron a parecer exageradas, sujetillos insinuando que en ellos vivía un Tony Stark, en otros más modestos un Carlos Slim o Enzo Ferrari. Ni quien pensara que hubiera otros ingenieros como Jorge Ibargüengoitia o Javier Barros Sierra (ese, el del auditorio) que pudieran considerarse como célebres. 


A dos años de convertirme en pasante de ingeniero, sigo esperando el momento en que explote mi potencial como casanova y poder pasear con mi séquito de modelos esperando su oportunidad. La verdad sé que seguiré esperando porque todas esas cosas son en realidad palabras dulces que los estudiantes crearon para automotivarse mientras pasan sus años más complejos en lo que va de su corta edad. 

Hoy es muy claro, mi asesor de tesis me lo dijo: Esas son mamadas, yo ya hasta soy doctor, no soy millonario y no tengo a 20 viejas rondandome, siempre me cayeron gordos los que decían esas pendejadas. Palabras sucias pero sabias, eres tan guapo o feo como cualquier otro hombre pero tienes un ego tan grande y una seguridad tan pequeña que crees que tres letras preposicionadas a tu nombre cambiarán todo. 

Pero ¿son mentiras lo que escuché en la universidad? ¿Qué significa ser ingeniero? ¿todo ese sufrimiento quedará en vano? ¿pasaré el resto de mi vida sin que mi potencial de hombre célebre explote? Aquí pretendo responder algunas dudas con reflexiones entre amigos y lo que he visto en otros ingenieros. 

La primera respuesta: sí, todo es una mentira, creo yo que creada por los mismos alumnos para bloquear su sufrimiento con los maestros sirviendo de alcahuetes para no desmotivar a esas almas tiernas despertando al mundo. Ser ingeniero no significa tener dinero o mujeres, significa una metodología a la vida, eso sí, ser ingeniero te da una mentalidad diferente a la de un doctor o un abogado (ambos con el mismo problema de ego de los ingenieros) que conlleva ventajas aunque también debilidades el resto de tu vida. 

Las otras dos respuestas: no, no todo está perdido. Tengo noticias para ti, futuro ingeniero, porque algo real es que la generalmente la gente ve con buenos ojos al ingeniero. Un ingeniero goza de buena reputación como hombre de casa, recuerda que sabes reparar cosas y eso es un diamante en bruto, volviendo a las comparaciones la buena la reputación sólo se comparte con los doctores, no hace falta decir que todos vemos con desconfianza a un abogado. 

La razón es sencilla, el abogado lo asociamos con tranzas, manipulación de leyes y sacar ventaja (aunque estan ahí para hacernos el paro), al doctor lo asociamos con salvar vidas, aliviar el sufrimiento ajeno y combatir pandemias. El ingeniero es el heraldo del progreso, los ingenieros (los famosos) construyen caminos, autos, ciudades, nos traen la tecnología; y aunque no todos vamos a construir una maravilla tecnológica, al menos seremos tan valientes para abrir la licuadora, la lavadora, el carro o mover la antena de la tele como si supiéramos lo que hacemos. 

¿De qué me sirve eso para conseguir mujeres? No de mucho, es decir, no podrás ir por las calles susurrandole a algún oido que hoy reparaste un electrodoméstico consiguiendo la admiración femenina representada en una cascada de serotonina. Eso, pequeño ingenuo, se lo deberás a tus habilidades sociales más que a un título universitario. 

Mas adelantémonos un poco, ya conociste a esa mujer, y sorprendentemente sucumbió a tus habilidades para cortejar. Llegó el momento de CONOCER A LOS PADRES, ¿recuerdas la credibilidad del ingeniero? ¡Felicidades!ahi viene el fruto de tus años de estudio. 

Atrévete a decirle a tus futuros suegros que eres ingeniero (o pasante), no podrán evitar esbozar una sonrisa ante la posibilidad de que su pequeña princesa sea la flamante señora del Ingeniero, claro, dicen que son medio borrachos pero también dicen que les va bien y además ¡no faltarán las composturas en casa!. Se ahorrarán miles de pesos en el electricista, el carpintero, el herrero y demás técnicos. Por fin el futuro les sonríe, despues de tanto rezar. 

¡Lo lograste! A partir de ese momento eres el consentido de papá y mamá, a donde vayan dirán con orgullo que el novio de la niña es ingeniero. Junto con los doctores, eres un partido ideal para cualquier hija de familia y si estuvieramos en otra época valdrías casi cualquier dote. Mientras que un abogado tiene el peso de ser visto como el cabrón que seguro quiere quitarle todo a la pequeña princesa, peor si ya es adinerado, nunca se puede estar seguro de cuántos matrimonios le valieron su fortuna. 

¿Significa que la ingeniería no sirve para conseguir mujeres? Mujeres no, mujer si, es decir que una vez que encuentres a esa mujer, la ingeniería te sirve para amarrarla. Después de todo gustarle a los padres puede ser más dificil que gustarle a ella. Y esto lo digo con conocimiento de causa, lo he podido ver con mi padre, mi hermano, mis amigos y conmigo mismo. 

Así que anda, futuro ingeniero, haz el esfuerzo en las materias y empieza a buscar a esa mujer para tu vida; que la ingeniería te dará un buen regalo de bodas... la novia. Ya lo que pase más adelante depende de ti, la ingeniería no te quita lo mamarracho.
Siguiente
« Post anterior